Entrevistas red SET (3) Lisboa: “¿Para quien rehabilitamos la ciudad? ¿Para los turistas? ¿O para los que la habitan?”

Leonor Duarte, miembro de Morar em Lisboa, entrevistada por el periodista Albert Forns dentro de la serie de encuentros con colectivos de la red SET (ciudades y territorios del Sur de Europa contra la Turistización) a raíz del reportaje sobre el impacto del turismo de masas en 5 ciudades para Crític.foto-lisboa5

Las cifras turísticas de Lisboa son bastante espectaculares. Con 500.000 habitantes superáis los 6 millones de visitantes. Y además la ciudad se está llenando de inversores internacionales, jubilados europeos, jóvenes creativos… ¿Es la tormenta perfecta?

Para mi es el segundo terremoto de Lisboa. Empezó en el centro histórico, había un plan del Ayuntamiento para reformar el centro histórico, un plan que empezó el actual primer ministro, Antonio Costa, cuando era alcalde de Lisboa, con la idea de rehabilitar la ciudad, que hasta entonces estaba llena de edificios abandonados y en malas condiciones, porqué los propietarios no se ocupaban de ellos: como los dueños eran grandes financieros y lugartenientes, estaban esperando tiempos mejores, sin ninguna necesidad de invertir en mantenimiento. El plan de Costa fue atraer extranjeros para invertir, sobretodo franceses, para que comprasen edificios enteros y los reconstruyeran, transformándolos en pisos de lujo. Al mismo tiempo, más o menos con la Exposición Internacional de 1998, empezó a llegar el turismo, y desde entonces ha crecido sin parar.

¿Con qué tipo de políticas se atrae el capital extranjero?

El gobierno de derechas que trajo la austeridad, pero ya antes los socialistas, empezaron a atraer extranjeros principalmente con dos leyes: La primera fue la de las Golden Visa, que permite a un extranjero obtener un visado para vivir, trabajar y viajar por la Unión Europea invirtiendo menos de medio millón de euros en vivienda. El problema es que, como ya han denunciado algunos políticos, lo de las Golden Visa es una trama que sirve para blanquear dinero, hay mucha gente con escándalos de corrupción invirtiendo en vivienda. El programa Golden Visa no es transparente, y hay gente a quien no le importan los precios, solo quieren la VISA. Y compran para especular, rehabilitan para poner las viviendas en Airbnb o dejan los pisos vacíos para venderlos más adelante.

Y la segunda es la ley para “residentes no permanentes”: con esta ley, la gente que está jubilada en sus países de origen, pueden venir a vivir a Portugal con mejores condiciones fiscales. Y estos también rehabilitan para realquilar, o alquilan en Airbnb sus casas los meses que no están en Lisboa. La ley de “residentes no permanentes” también permite a profesionales creativos como diseñadores, ingenieros de nuevas tecnologías, etc. instalarse en Portugal y pagar solo un 20% de impuestos sobre su rendimiento de trabajo. Estas leyes han aumentado muchísimo la especulación inmobiliaria.

 

foto-lisboa4Las políticas de austeridad supusieron un antes y un después en Portugal.

La ley de alquileres se liberalizó en 2006, y desde la llegada de la Troika en 2012 está aún más liberalizada, con una normativa nueva que tenía que facilitar el alquiler pero facilitó los desahucios. El gobierno dijo que era para regular mejor el alquiler, pero ha sido un mecanismo perfecto para echar a gente y rehabilitar los edificios en masa. Además la llegada de la Troika coincide con el fin de la burbuja inmobiliaria: tenemos demasiadas casas y ya no hay sitio para obra nueva, todo el mundo sabía que tocaba rehabilitar. Y ahora todo es rehabilitación, echando a los vecinos y con remodelaciones muy rápidas, que no respetan las normativas anti-terremotos, por ejemplo, porqué la ley se lo permite.

 

¿Como funcionan los apartamentos turísticos en Lisboa?

Los propietarios de apartamentos son mayormente gente de clase alta que compró bloques rehabilitados y puede alquilarlos cómodamente en Airbnb porque, a pesar de tener un sistema de tasas especiales, solo hay que registrarse por Internet para estar legalizado. No hay que pedir permiso, ni esperar una autorización… Solo pedir permiso, es un sistema muy liberal. Pero también se liberalizó el alquiler, con contratos solo de un año, que permiten subidas de hasta un 100% anual en algunas zonas. En el centro histórico el alquiler está subiendo un 50% anual. No hay una manera fácil de controlar el alquiler turístico: o tienes una forma de limitar los apartamentos turísticos, o te aseguras que las plataforma controlen directamente que sus anuncios cumplen la ley.

 

¿Qué políticas de vivienda pública tenéis en Portugal?

En Lisboa hay 8000 casas vacías, y muchas de ellas pertenecen al Ayuntamiento y al Estado. Hasta ahora Estado y Ayuntamiento vendían estos edificios, e incluso especulaban con ellos, y ahora empiezan a hacer programas de impulso de la vivienda accesible, pero son programas pequeños y muchos no llegan a realizarse. Los problemas de vivienda principales son para los que no pueden comprar: para los viejos, que ya no pueden conseguir créditos, y para los jóvenes que viven en la precariedad.

foto-lisboa2

¿Tenéis fondos buitre internacionales comprando fincas en la ciudad?

Sí pero es muy reciente, forma parte de la última ola de inversores internacionales, de origen chino o de Brasil, con un capital enorme. Son los que compran deuda en Portugal, y ahora compran edificios enteros, tenemos un inversor que recientemente compró 4 palacios y 30 edificios enteros. Y ahora, pasada la explosión de la burbuja, han vuelto a construir, en 2016 la obra nueva volvió a crecer un 60%.

 

¿Y el turista estándar, de qué tipo es?

Nuestro turismos se están de media 2,6 días en Lisboa, es gente que viene el fin de semana, pagan su alojamiento, comen, visitan algunos monumentos y ya está. Tenemos pocos turistas que vengan una semana, todos vienen pocos días. Ya sea por el turismo o por el cambio de contexto económico, estamos mejor que en 2013, cuando toda la ciudad se paró por las políticas de austeridad, prácticamente no había tráfico y todo el mundo tenía miedo. Ahora la ciudad es más bonita, pero se está convirtiendo en un escenario que no es real, y esto tiene unos costes que la gente no quiere oír. Nadie quiere actuar con los apartamentos turísticos, su lobby es muy fuerte y lo que acabará haciendo el Parlamento es zonificar la ciudad, en una zona podrán haber más, en otra no. Pero es imposible de controlar estos pisos: aunque sea fácil registrarse en la web del ayuntamiento, o tienes un acuerdo con las plataformas o es imposible saber cuantos hay exactamente.

 

Entiendo que también se continúa construyendo hoteles.

Los programas de ayuda para fomentar el turismo de la UE trajeron muchas infraestructuras, y también se esponsorizó la construcción de muchos hoteles, con todo lo que conllevan. En el área de Intendente, por ejemplo: históricamente había prostitución, narcotráfico, heroinómanos… El barrio se rehabilitó y empezó a ir a vivir gente joven, artistas, se instaló allí una cooperativa, ONGs, etcétera. Uno de los bares más populares era una casa independiente que abría hasta las 4 de la mañana. Hasta que se instaló un hotel cerca, empezaron las denuncias y ahora tienen que cerrar pronto porqué los clientes se quejaban. Con hoteles cerca, toda la vida se transforma.

foto-lisboa3

¿Tenéis turistas todo el año?

Sí, este año en febrero ya estábamos a tope de turistas. Es el primer año. Quizá es debido al clima, pero el ayuntamiento programa eventos todo el año para atraer gente, como el festival de Eurovisión en mayo, conciertos, etcétera. La posición de nuestro colectivo, Morar em Lisboa, es que la ciudad tiene que ser para todo el mundo. El turismo y la inversión no puede apartar a los habitantes de sus barrios, ni destruir la vida de la ciudad. Entendemos que las ciudades tienen que ser transformadas, que el mundo cambia y no era bueno para Lisboa continuar con tantos edificios abandonados, pero ¿para quien rehabilitamos la ciudad? ¿Para los turistas? ¿O para los que la habitan?

 

¿La gente ve el turismo como un problema?

No, la gente no ve el turismo como algo negativo, pero esto está cambiando. En general siempre se habla bien de los turistas, aunque no puedas subir al tranvía porque las líneas 28 y 15 están imposibles, por ejemplo, y aunque el metro también esté lleno de turistas. Si le preguntas a la gente de Alfama sobre el turismo, te dirán que está muy bien, solo que no les gustan tantos apartamentos turísticos. Pero ahora se empiezan a ver en algunas paredes frases tipo ‘Tourist go home’, y se oyen comentarios, básicamente humorísticos, con bromas porque los restaurantes y bares están llenos de visitantes. En 2017 el alcalde aún decía que faltaban más turistas en Lisboa, pero ahora ya se empieza a hablar abiertamente de los problemas derivados del turismo, y de los problemas de vivienda. De hecho todo está yendo muy rápido en Lisboa, vamos más tarde que en Italia o España. Ya estamos perdiendo habitantes, solo hay 3 distritos que no pierden habitantes: la ciudad mejora pero la gente se ve obligada a irse a las afueras, e incluso en las afueras los precios están subiendo y subiendo, por lo que la gente tiene que irse aún más lejos.

 

¿Como os afecta el turismo en el día a día? ¿Hay cosas que no podéis hacer?

Yo he cambiado mis rutas, porqué hay muros de turistas en la Praça do Comércio y en Cais do Sodré, y tienes que acabar pidiendo permiso para pasar. Y en el centro histórico tenemos un gran problema de tráfico. Han tenido que tomar medidas, los autobuses ya no pueden llegar a la catedral y, en general, es difícil vivir en el centro histórico. Y luego están las tiendecitas de comestibles, que ya empiezan a tener un precio para los vecinos y otro para los turistas.

 

¿Tenéis turismo de playa?

Está empezando, es muy reciente. El verano pasado vi al primer turista sin camiseta paseando por la ciudad.

 

¿Y cruceros?

Tenemos, de eso tenemos, e imagina: está a 5 minutos del centro de la ciudad. Ahora que las principales ciudades europeas están sacando los cruceros del centro, nosotros acabamos de inaugurar un amarre para cruceros en medio de todo, en un acceso que fue planificado hace 20 años y no se ha acabado hasta ahora. A veces tenemos hasta 5 cruceros simultáneos, pero la gente no lo ve como un problema. Hasta alguna gente que está en contra de la gentrificación te defenderá que los cruceros son buenos para las tiendas.

 

¿Qué habéis aprendido de vuestra lucha?

Hemos visto que el control de los apartamentos turísticos es un asunto político, y los políticos de aquí hasta ahora han querido más pisos turísticos. Ahora el alcalde empieza a decir que el modelo está acabado, pero solo proponen la zonificación, y mantienen los Airbnb como “viviendas”, en lugar de calificarlos como “actividades económicas”, con los impuestos que conllevaría. También hemos aprendido que si no fuera por las protestas sociales, los desahucios irían a más y nadie vería que son un problema. Aun somos un movimiento vecinal pequeño comparado con Barcelona, pero ya agrupamos 38 organizaciones, y continuaremos presionando para la gente se de cuenta de los problemas de la gentrificación y la turistificación en la ciudad.

foto-lisboa1

 

 

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s